1 de marzo de 2013

PUERTAS DE LA CATEDRAL, 3/3

 ...6.- PUERTA DE PALOS O DE LA ADORACIÓN DE LOS MAGOS

Se le conoce así por el relieve con este tema que se encuentra en su tímpano, modelado por Miguel Perrin hacia 1520. El nombre de «Palos» es más popular, y se debe a las rejas de madera que la separan de antiguas dependencias del cabildo catedralicio.

La puerta de los Palos llamada así porque era donde se almacenaba las maderas empleadas en la reconstrucción de la catedral o puerta de la Epifanía. Los tres magos son las tres religiones que convergen en una misma verdad que es el AMOR. A simple vista son los Reyes Magos adorando al niño dios, hasta ahí todo normal pero ¿qué la pasa a Baltasar? ¿Por qué se resiste a ofrecer lo que lleva en sus manos? Si nos fijamos bien el gesto no es precisamente de oferente. ¿Acaso es portador de un elemento indispensable para la Gran Obra pero que sólo ante el niño dios está dispuesto a liberarlo?

El material elegido, el barro, fue debido a la escasez de piedra adecuada para ello en las cercanías de la ciudad. Las figuras fueron moldeadas por partes sobre estructuras metálicas para darles resistencia y cocidas en hornos, tras lo cual fueron colocadas en su lugar. Una vez concluida la colocación de cada figura se comenzó la policromía.

Como vemos, representa la Epifanía. Los tres magos de Oriente acaban de llegar a Belén para adorar al Niño Dios. La indumentaria que portan algunos de los personajes corresponde a la misma época en que fue realizada la obra. Observemos a Baltasar, situado en el extremo izquierdo aparece cómo escondiendo la ofrenda. ¿Por qué la esconde? Tradicionalmente se atribuye a Baltasar la ofrenda de la mirra. Esta gomorresina, muy abundante en aquella zona del mundo, era usada con diversos fines, entre otros como componente indispensable del aceite para ungir a los reyes, por lo que era sumamente valiosa. Pero también tenía propiedades soporíferas, por lo que al parecer era administrada, mezclada con líquidos, a los hombres sometidos a tortura para aliviarles el sufrimiento. De ahí que la mirra sea vista como una ofrenda profética, representando la angustia, el sufrimiento, la agonía y la muerte que padecería Cristo. Quizás, ese gesto del mago sea como queriendo de algún modo impedir lo inevitable, intentando evitar entregar una ofrenda que será el símbolo de los padecimientos y la muerte que tendrá que soportar Jesucristo.

A continuación tenemos a Gaspar que, por la posición de su bracamarte, es zurdo. ¿Por qué lo representaron como zurdo, cuando en aquella época se consideraba un signo de inversión o desviación sexual? Quizás la respuesta esté en la contera de la vaina. Si observamos la misma, en la parte superior se ven tres orificios, uno de los cuales parece llevar dentro un cristal a modo de piedra de valor. Los otros dos están vacíos, posiblemente por haberse perdido esos adornos a lo largo del tiempo. Recordemos que el diamante representa la luz y el resplandor, así como a los conocimientos morales e intelectuales. Así pues, ¿tres diamantes es igual a Trinidad? ¿O las tres virtudes teologales? ¿O quizás los tres miembros de la Sagrada Familia, y el diamante representa a Cristo (la Luz) y los dos orificios sin nada a la Virgen y a San José? Y bajo los mismos, rematando la contera, tres ángulos que podrían tener un significado similar. En cualquier caso, si la vaina la portara en el costado izquierdo, como es normal en un diestro, la contera de la misma no sería visible, por lo que nos impediría "ver" el mensaje.
Vemos a San José, en el extremo derecho, sin ninguno de sus símbolos habituales, como el cayado florecido o las herramientas propias de su oficio y apareciendo de rodillas cuando habitualmente se representa de pie al lado de la Virgen. Con respecto al Niño Jesús no aparece como un recién nacido, sino un poco mas mayorcito, puede que el autor se inspirara en los Evangelios apócrifo que mencionan que la Epifanía tuvo lugar dos años después del nacimiento del Niño. De ahí que no aparezca la mula, ya que este animal sólo se menciona en el momento del nacimiento. Tras la Virgen aparecen dos dromedarios sobre los que cabalgan sendos críos de rasgos africanos. 


7.- PUERTA DEL LAGARTO

De decoración muy sencilla, comunica el interior de la catedral con una de las galerías del patio de los Naranjos, y recibe ese nombre por un lagarto colgado del techo con motivo de un antiguo exvoto o trofeo.

En el patio de los naranjos, en la nave del lado Este justo antes de acceder por la puerta de la granada y colgados en la parte superior a la entrada, se encuentran cuatro objetos: de las vigas del techo se suspende un cocodrilo de madera de tamaño natural y adosados a la pared superior de la puerta se encuentran: un bocado de caballo, un colmillo de elefante y un bastón de mando.

Existen varias leyendas populares referidas a estos objetos que narraremos a continuación.

Por el año 1260, el sultán de Egipto envió una embajada al rey Alfonso X “el sabio” para pedir la mano de su hija Berenguela. La embajada trajo diversos presentes, entre ellos: un hermoso colmillo de elefante, un cocodrilo del Nilo vivo y una jirafa o animal similar, domesticada con su montura, su freno y bridas. El rey castellano rechazó la petición de mano de su hija, devolvió la embajada cargada de buenas palabras y de regalos para el sultán y aquí se quedaron: el cocodrilo, la jirafa y los presentes. Pasando el tiempo y muerto el cocodrilo, se disecó y su piel rellena de paja fue colgada en el patio de los naranjos junto con el freno, las bridas y el colmillo de elefante. Años después se colgó como recuerdo, la vara del embajador castellano que había regresado de Egipto.

El cocodrilo actual está tallado en madera por autor desconocido y se estima del siglo XVI. Por su tamaño y por haber estado forrado de tela que al partirse y desde abajo, daba la impresión de ser piel a jirones, popularmente en Sevilla siempre se ha creído que el animal era auténtico y estar disecado. Hoy en día sólo se conserva la estructura restaurada del animal en madera, popularmente llamado “lagarto” por no conocerse en aquel momento espécimen mayor que dicho animal y dando nombre tanto a la nave del patio que lo contiene como a la puerta de acceso desde el exterior a dicha parte del patio.

Popularmente, existe la leyenda de que esos objetos fueron puestos en este lugar y de esa forma en representación de las virtudes cardinales: el cocodrilo como la prudencia, el colmillo como la fortaleza, el bocado como la templanza y la vara como la justicia, dando explicación de su designación específica la característica de cada objeto. 

8.- PUERTA DEL PERDÓN





Con este nombre se conoce a la puerta de acceso al patio de los Naranjos desde la calle Alemanes y por tanto no es propiamente una puerta de la catedral, pero sí había pertenecido a la antigua mezquita y conserva de aquella época un arco apuntado de herradura. A principios del siglo XVI, en 1520, el frente de la Puerta, decorándose en barro cocido con las imágenes de San Pedro y San Pablo que figuran en los laterales, la Virgen y el Arcángel San Gabriel realizados por Miguel Perrín y el relieve de la Expulsión de los Mercaderes por el escultor Miguel Florentín. Los ornamentos en yesería fueron hechos por Bartolomé López.
Es la puerta más antigua de la Catedral de Sevilla, fue construida a finales del siglo XII, siendo el acceso principal de la antigua mezquita, todavía conserva sus batientes de cedro, su arco de entrada es de herradura apuntado y de aspecto almohade.

Las puertas, la decoración y los aldabones son también de la misma época. La decoración de las planchas de bronce que las recubren están forradas con láminas de bronce en los que, con letras cúficas, figuran los lemas El poder pertenece a Alá y La eternidad es de Alá. Aunque los aldabones originales están conservados en el tesoro catedralicio.

Tradicionalmente se ha venido considerando al arte almohade como un ejemplo de austeridad y parquedad decorativa, pero la decoración de esta puerta es un ejemplo excepcional de cómo la obtención de la belleza no requiere, necesariamente, de excesos de ningún tipo. Muchas veces lo atractivo se encuentra en lo simple.

Sin embargo, por su cara interior, la puerta conserva más claramente el aspecto con que la concibieron los alarifes almohades. De nuevo se repite el arco túmido, mas ancho hacia la mitad que en su arranque, del que ahora podemos observar su primitiva fábrica de ladrillos, sobre la que se levanta un imponente tejaroz, rematado por un cuerpo con arcos lobulados, paños de sebka y, en el centro, una ventana geminada, y coronándose con merlones en escalera.

Los aldabones estaban colocados en su lugar y deben ser las piezas en uso más antiguas de toda la orfebrería de la ciudad de Sevilla, con sus más de ochocientos años. Pero desde hace algún tiempo los originales han sido retirados de su primitivo lugar y llevados al Museo de la Catedral, siendo sustituidos por una réplicas modernas.

 









9.- PUERTA DE LA CONCEPCIÓN

(1895-1927), Su construcción es relativamente moderna, se inició en 1895 y quedó totalmente terminada en 1927, está situada en la parte norte del crucero dando paso al patio de los Naranjos, su diseño fue realizado por Demetrio de los Ríos y proyectada y finalizada por Adolfo Fernández Casanova en 1895, fue construida imitando el estilo gótico para armonizar con el resto del edificio. A esta puerta se le conoció como puerta colorada hasta que en 1915 recibe el actual de puerta de la Concepción.

 













10.- PUERTA DE ACCESO DESDE LA IGLESIA DEL SAGRARIO AL PATIO DE LOS NARANJOS

Esta puerta no tiene una especial significación artística, simplemente, que proporciona el acceso al Patio de los Naranjos desde el interior de la nave de la Iglesia del Sagrario.

 












 


11.- PUERTA DEL SAGRARIO
Esta puerta da acceso desde el interior de la catedral a la iglesia del Sagrario, realizada por Pedro Sánchez Falconete en el último tercio del siglo XVII. Está enmarcada por unas columnas pareadas de orden corintio que a su vez enmarcan el vano central en el que se encuentra una escultura representando a San Fernando y a un lado Santa Justa con San Isidoro y al otro lado Santa Rufina con San Leandro. Fue construida en 1682. 















12.- PUERTA DE ENTRADA A LA IGLESIA DEL SAGRARIO



Ésta que es la que da a la avenida de la Constitución, cuenta con una portada exterior de corte clásico, con el hueco adintelado flanqueado por parejas de columnas de orden toscano y fuste estriado sobre altos pedestales. En la parte superior, nos encontramos con un entablamento con el friso tallado que sostiene un bello frontón triangular con figuras femeninas recostadas a los lados y los habituales jarrones con azucenas centrando la imagen de la Giralda en su tímpano central.













1 comentario :

  1. Ya que me ha plagiado párrafos enteros, al menos podría citar la fuente. A base de copia y pega cualquiera tiene un blog, señor mío

    ResponderEliminar

Escribe que te ha parecido o cualquier cosa que creas oportuna.